September 17 2017 Sunday at 08:07 PM

Los cimientos de la práctica de yoga

The heart of yoga

Percepción y acción

La mayoría de las veces actuamos de acuerdo a nuestra percepción de las cosas pero cuando ésta es incorrecta, nuestras acciones pueden afectarnos a nosotros y a los demás. Es así cuando surge avidyā “comprensión incorrecta”

Los seres humanos tenemos dos niveles de percepción uno está en lo más profundo de nuestro ser y libre de avidyā y el otro es superficial y está cubierto por avidyā. El yoga se enfoca en reducir la capa de avidyā para actuar en forma correcta.

Las ramas de avidyā

Difícilmente detectamos la percepción incorrecta de las cosas, rara vez avidyā se expresa por si misma sin embargo sus ramas sí son fáciles de identificar, si notamos que están vivas en nosotros reconoceremos la presencia de avidyā.

La primera rama es asmitā, y ésta propicia pensamientos como “tengo que ser mejor que todos”, “sé que estoy en lo correcto”, el famoso ego.

La segunda es rāga y ésta se expresa cuando hacemos reclamos, hoy queremos algo porque nos fue placentero ayer, pero no porque lo necesitemos en realidad, queremos guardar lo que se nos ha pedido que regalemos, es el apego.

La tercera rama es dveṣa y puede entenderse como opuesta a raga ya que se expresa cuando rechazamos las cosas, cuando tuvimos una experiencia difícil y tenemos que repetirla. Rechazamos a las personas, los lugares y las cosas que se relacionan con esa experiencia por la creencia que nos traerán dolor.

La cuarta rama es abhiniveṣa, el miedo, es el aspecto más secreto de avidyā, miedo a que las personas nos juzguen mal, a envejecer, dudamos sobre nuestra postura en la vida etc.

Avidyā es la raíz que causa los obstáculos que nos impiden reconocer las cosas, como en realidad son. Como resultado de esta actividad terminamos sintiéndonos insatisfechos. El yoga aminora sus efectos para que la comprensión verdadera pueda tomar su lugar.

Es común percibir a avidyā por su ausencia más que por su presencia. Cuando vemos algo de la forma correcta sentimos una profunda paz interna, no percibimos ningún malestar, tensión o agitación.

La constancia y el cambio

De acuerdo al concepto del yoga satvāda todo lo que percibimos es real incluyendo los sueños y las fantasías. Aún avidyā es real. Por otra parte existe el concepto de pariṇāma-vāda que dice que toda forma y todo contenido está en cambio constante, la forma en la que vemos las cosas hoy no tiene que ser la misma a la de ayer ya que hemos cambiado en el ínter. Esta noción sugiere que no debemos desalentarnos por la existencia de avidyā, si las cosas van mal siempre las podemos cambiar para mejorar pero también las podemos empeorar por ello es importante estar atentos. A través de la práctica del yoga podemos lograr estar presentes en todo momento y de esta forma lograr mucho de lo que antes no éramos capaces de hacer.

El yoga está suscrito a la noción de que dentro de nosotros existe algo muy real que no está sujeto al cambio y esto es puruṣa, fuente de consciencia. Es el poder que nos permite percibir con exactitud. La práctica del yoga anima a que esto suceda pero no sucede de forma espontánea, en el Yoga Sutra de Patañjalí se recomiendan tres cosas para ayudarnos a al alcanzar el estado del yoga.

Tapas, que significa calor o limpiar, los asanas, posturas y el pranayama, la respiración pueden ayudar a quitar bloqueos e impurezas del sistema tanto físicos como mentales.

El segundo medio es svādhyāya que significa la investigación de uno mismo, consiste en una búsqueda en hacer preguntas tales como ¿quiénes somos?, ¿qué somos?, ¿cuál es nuestra relación con el mundo?, ver dentro de nosotros mismos.

La tercera forma es Īśvarapraṇidhāna, este termino se interpreta como amor a Dios pero también significa una cierta calidad de acción, una acción no motivada por el resultado.

Ya que nunca podremos estar seguros de los frutos de nuestras acciones es mejor no apegarnos el resultado y mejor poner atención en nuestras acciones.

El conjunto de estas tres cosas se le conoce como kriyā yoga, el yoga de la acción, es el medio por el actual alcanzamos el yoga como un estado de nuestros ser, es la rama del yoga que nos puede dirigir a un cambio positivo en todos los aspectos de nuestra vida.

Ensayo sobre El corazón del yoga de T.K.V. Desikachar